Criterios de prueba

 

Las pruebas de los productos para su publicación en el portal Orientatech son llevadas a cabo desde dos puntos de vista:

  • Verificación técnica, llevada a cabo por personal con conocimiento técnico tanto hardware como software y especialistas en su aplicación en el campo social.
  • Validación social de los productos, llevada a cabo por personas voluntarias y usuarias finales del producto, conocedoras de las necesidades reales de uso.

Verificación técnica

A la hora de establecer el procedimiento de verificación técnica, es necesario remarcar que no existe un procedimiento estándar para la valoración de productos de tecnologías sociales debido a que estas tecnologías abarcan diversas funcionalidades y aplicaciones, no obstante, se ha desarrollado una metodología de pruebas apoyada en normativas y propuestas de validación existentes.

Esta metodología está basada en comprobación de unos criterios generales para poder acotar las pruebas.

Los criterios de verificación están apoyados en unos indicadores que permiten registrar un nivel de cumplimiento de los criterios por parte de los dispositivos o aplicaciones.

 

Criterios de verificación técnica

  • Diseño  y Fabricación

Este apartado hace referencia los aspectos físicos y detalles de la fabricación del producto tecnológico.

 

  • Robustez: Hace referencia a la calidad de los materiales hardware y su posibilidad de perdurar con el uso a lo largo del tiempo.

 

  • Peso y dimensiones: Características físicas principales del producto, destacando si existe alguna diferencia frente a las especificaciones técnicas teóricamente ofrecidas.

 

  • Embalaje: Envoltorio, empaque, etiqueta, accesorios y complementos de la solución.

 

  • Datos de fabricación: Año de lanzamiento e información del fabricante de interés o relevancia.

 

  • Soporte técnico: Canales de soporte técnico ofrecido por el fabricante y garantía en caso de detallar información sobre ella.

 

  • Experiencia usuaria:

Este criterio está vinculado a la valoración del usuario al relacionarse con el producto técnico o aplicación.

 

  • Eficacia: Es la capacidad de la solución para satisfacer las necesidades explícitas e implícitas para las que está diseñado el equipo.

 

  • Flexibilidad: Cualidad para cubrir diferentes necesidades.

 

  • Usabilidad: Engloba aspectos relacionados con las posibilidades de un producto para ser entendido, configurado, instalado, aprendido y usado.

 

  • Valoraciones externas: Reconocimientos o premios externos y en el caso de una APP, número y valoración de la aplicación en Google Play y Apple Store.

 

 

  • Prestaciones Técnicas:

Descripción de la calidad de las especificaciones técnicas que tiene la solución tecnológica.

  • Fiabilidad: Probabilidad que una solución se comporte de una forma estable.

 

  • Consumo: Determina la duración de la batería, en el caso de productos portátiles o el consumo de batería en el caso de una APP. También hace referencia, en caso de requerirlo, al consumo de datos en la conexión a Internet.

 

  • Seguridad: Características de la solución para garantizar la confidencialidad de los datos de los usuarios (niveles de encriptación de los datos intercambiados), verificar la identidad de los usuarios (autenticación) y autorización (accesos de usuarios administradores, cuidadores, familiares, usuarios finales, etc.)

 

  • Rendimiento: Determina lo rápido que da respuesta la solución a las diferentes funcionalidades previstas (por ejemplo desplazamiento entre diferentes menús, inmediatez en la detección de alarmas, etc.) así como aspectos relacionados con el comportamiento ante un uso intensivo del producto. (sobrecalentamiento, ralentización, bloqueos, etc.)

 

  • Portabilidad: Disponibilidad de versiones de los principales sistemas operativos y que sea posible ejecutarse en varias plataformas.

 

  • Versatilidad y Compatibilidad: Posibilidad de portar la solución para su uso en diferentes ubicaciones físicas, accesos a las comunicaciones y compatibilidad con soportes digitales: Smartphone, Tablet, PC.

 

 

  • Accesibilidad:

Es el grado en el que las personas pueden utilizar o acceder a un producto, solución tecnológica o servicio, independientemente de sus capacidades técnicas, cognitivas o físicas.

 

  • Accesibilidad en general: Adecuación de la solución para su uso por cualquier persona.

 

Personal técnico

El equipo encargado de gestionar esta verificación de índole tecnológica, está formado por personas ingenieras especializadas en la aplicación social de las tecnologías de la Fundación TECSOS.

En función del tipo de dispositivo que se verifique, se consideran distintos aspectos y se propone que cada área esté liderada por personas de referencia distintas.

 

Metodología de pruebas

Las pruebas se realizan de forma uniforme, coherente, consistente, objetiva y conforme a la normativa establecida.

Se evalúan a través de unas listas de verificación previamente definidas en función del dispositivo que se esté revisando.

Se evalúa mediante un baremo los distintos criterios de verificación donde cada parámetro es valorado entre 1 y 5 puntos y genera una puntuación media definitiva.

Se realiza un informe de verificación técnica con las conclusiones obtenidas según los criterios valorados, los problemas encontrados y las recomendaciones que se proponen, destacando puntos de mejora y puntos destacables en definitiva que la solución aporta técnicamente.

 

Validación social

En paralelo a la verificación técnica, se realizará un análisis social con personas voluntarias de Cruz Roja Española o asociaciones de referencia en función de las necesidades similares a los potenciales clientes del producto.

De esta forma se pretende realizar una validación de los productos en su aplicación en un entorno real y evaluar las sensaciones que tienen los usuarios durante su uso.

 

Criterios de validación social

  • Impacto y Utilidad

Describe en qué medida las funcionalidades del producto son útiles e impactan en la mejora de vida de la persona usuaria.

 

  • Funcionalidad: Verifica que el dispositivo es útil con funcionalidades para las que está diseñado.

 

  • Seguridad: Esta característica determina la percepción de seguridad que ofrece la herramienta. Es decir, más allá de si la tecnología cumple con unos estándares u otros de seguridad, describe la sensación que una persona tiene respecto al producto.

 

  • Impacto: Es un resumen del conjunto de los anteriores criterios sobre la persona usuaria final, en definitiva refleja en qué medida cambia la vida de quien lo usa, gracias al producto.

 

 

  • Usabilidad y Accesibilidad

Posibilidad del dispositivo para ser utilizado, entendido y aprovechado en igualdad de condiciones para cualquier persona.

 

  • Flexibilidad: Se adapta y es entendible por una amplia gama de preferencias y capacidades individuales. Ofrece posibilidades de elección en los métodos de uso y acceso.

 

  • Información perceptible: Se traslada al usuario la información y contenido de manera eficaz, sin importar las condiciones ambientales o las capacidades sensoriales del usuario. Se acomoda a un amplio rango de alfabetización y habilidades lingüísticas. El método de respuesta o de avisos contempla las cualidades de diversas personas.

 

 

  • Comprensibilidad: Este criterio define la comprensión de la solución tecnológica que se está validando, las personas que lo validan deben entender los procesos que “ocurren” durante el uso del producto. Que sea intuitivo y cumpla con las expectativas de los usuarios.

 

  • Tolerancia al error: Reduce al mínimo el riesgo y las consecuencias adversas de acciones accidentales o involuntarias.

 

 

  • Compatibilidad: Proporciona compatibilidad con varias técnicas o dispositivos usados por personas con diferentes características sensoriales.

 

  • Diseño y ergonomía

Valoración de cómo el diseño de la solución tecnológica se adapta a la persona para lograr una mayor comodidad y eficacia al utilizarlo.

 

  • Tamaño, peso y robustez: Define en qué medida el producto es apropiado para la manipulación, portarlo y utilización de manera confortable independientemente de la persona que lo usa.

 

  • Aspecto: Dispone de un diseño atractivo para todos los usuarios.

 

 

  • Adaptación de diseño: Mide que la persona usuaria no sea estigmatizada proporcionando el mismo aspecto y funcionalidades independientemente de las capacidades y características de la persona: idéntico cuando es posible, equivalente cuando no lo es.

 

  • Facilidad de adquisición

Hace referencia a las posibilidades de acceder y adquirir una solución tecnológica por parte de la persona usuaria final.

 

  • Adquisición del producto: Posibilidad de comprar o adquirir el producto o software.

 

  • Precio: Adecuación del precio a la solución con sus especificaciones ofrecida.

 

Personal de valoración social

La validación de los productos y servicios que se probarán y analizarán desde la Fundación TECSOS busca una visión holística del funcionamiento del mismo.

De forma complementaria al personal técnico, equipos de personas voluntarias y de organizaciones de carácter social, son involucradas en pruebas de mayor alcance, donde se evalúa el impacto en personas reales.

Por tanto, sólo es necesario ponerse en el lugar de “clientes” del producto, y guiados por unos puntos de verificación y cuestionarios de evaluación, se comprueba el grado de eficacia, eficiencia y satisfacción con la que se puede utilizar con éxito los dispositivos diseñados.

Las figuras de personas “probadoras” son, por una parte, voluntarios de Cruz Roja Española y por otra, colectivos de personas mayores, con discapacidad u otros colectivos de interés. Acorde con el tipo de producto, se buscará feedback de personal técnico del sector social como terapeutas y psicólogos.

 

 

Metodología de pruebas

 

Las pruebas serán llevadas a cabo en forma de “Sesiones de validación” con personas usuarias dentro de laboratorio en algunos casos y pruebas de mayor calado de larga duración en entornos reales en otros casos.

El sistema de puntuación para los criterios de validación social es análogo al de verificación técnica, de tal forma que se valora entre 1 y 5 puntos y se genera una puntuación media definitiva.

Se realiza un informe de validación social con las conclusiones obtenidas según los criterios valorados, los problemas encontrados y las recomendaciones que se proponen, destacando puntos de mejora y puntos destacables que la solución aporta a los usuarios.